Tuesday, August 5, 2008

Cómo quitar una mancha de vino tinto de una prenda blanca

Pues eso, que no contento con reventar una botella de vino tinto recién pagada, tuve la delicadeza de hacerlo cuando aun viajaba en la misma bolsa de plástico donde estaban los nuevos calcetines de Cat. Todo acabadito de comprar del tax-free en el barco de vuelta de Estonia.

Los calcetines estaban agrupados en tres pares, dos negros y un blanco. Todos ellos tienen dibujados elefantes. Una pocholada. En mi triste defensa decir que tuve el reflejo de, en cuanto noté que la botella se había partido, meter la mano y sacarlos de la zona cero. Sólo se manchó un par de los tres. El blanco, evidentemente.

Llegamos a casa, cansados por el viaje, tristes por acabar las vacaciones, desanimado yo por la vuelta al trabajo y nerviosa Catta por afrontar su primer día en su nuevo puesto y, para rematar, cabreados por haber perdido una botella de vino y unos calcetines tan cucos. No puede ser. Esto lo soluciono yo. Lo de los calcetinos digo. Porque al vino ya no lo salva ni la madre que lo parió.

Nos ponemos manos a la obra. Sabemos que hay que echarle algo a la prenda manchada para que absorba el tinto. Algo blanco y de cocina. Harina, azucar o sal. Descartamos la harina por ser una guarrada descomunal. ¿Sal o azucar? Probemos con el azucar. Calcetines en un barreño cubiertos de azucar.



Cat se pone a leer la prensa acumulada de los últimos cuatro días. Yo me meto en el interné y le pregunto al google "quitar manchas vino tinto prenda blanca". O algo así. De entre los miles de consejos, trucos y milagros varios veo que hay una palabra que se repite con insistencia: sal. Y yo que juraría que tengo un barreño con dos calcetinos cubiertos de azucar. Cagada.

Voy a la cocina y cojo el bote de sal fina. Entro al cuarto de baño. El azucar está fraguando con la tela y el vino y la mezcla de los tres elementos da bastante grima. Los sacudo. Me pongo de azucar hasta las orejas. Lógicamente, las manchas siguen allí, mirándome con descaro. Les aplico una capa muy generosa de sal. No puedo evitar pensar en la dorada que mi padre prepara con maestría - para que veas - en el horno. El suelo de la ducha está cubierto de azucar. Si esto fuese Alicante, me digo, habría millones de hormigas acechando. Pero aquí, nada. Normal, con el año que llevamos seguirán bajo tierra preguntándose si alguien se olvido de poner el despertador en el hormiguero o si realmente este invierno está siendo largo.

Vuelvo a sentarme al ordenador. Las palabras más repetidas después de "sal" son "agua oxigenada". Creo que no tenemos en casa pero no estoy seguro. Ni se me pasa por la cabeza preguntarle a Cat si tenemos "oxigened water" y me da pereza buscar la traducción. Prefiero seguir leyendo curiosidades acerca de las manchas de vino. "Hervir la prenda en leche". Visualizo el momento en el que Cat me ve metiendo sus calcetines en una cacerola llena de leche hirviendo. No me gusta su mirada. Visualizo el momento en el que le explico el porqué - lo leí en Internet, te juro cariño que dicen que es un buen remedio. Me gusta incluso menos. Descartado. Sigo leyendo. "Importante: a falta de agua oxigenada, aplicar zumo de limón sobre la mancha y luego cubrir con sal". Enarco una ceja. Así que tenía que poner limón antes de poner la sal. Vaya. Cojo el concentrado de limón que tenemos en casa. Es un bote de plástico amarillo con forma de limón - qué ingenioso - que compramos en septiembre del año pasado. Me río pa mis adentros pensando en lo que estoy a punto de hacer. Entro al baño. Me arrodillo y le pego tal rociada a los calcetines que parece que un elefante de los verdad, africano grande y pesado, se hubiese meado en ellos. Pero espera, me digo, ¿no se supone que tenía que poner primero el limón y luego la sal? Bah, qué más dará, le pongo otra capa y listo. Apago la luz y que sea lo que dios quiera.



"Dejar actuar la sal y luego lavar normalmente". Primero, ¿actúa realmente la sal? ¿Cuánto actúa la sal? Porque como actúe de verdad con la cantidad que he puesto cuando vuelva no queda ni el barreño. Y lo de "lavar normalmente", bueno, supongo que se refieren a dejarme de guarradas, llenar el barreño de agua y ponerle detergente. Esta vez cierro la puerta del baño. No quiero testigos. Espolvoreo los calcetines en la ducha. Cada vez se ven menos baldosines. Si pusiera un poco más de sal podría decir que el suelo está cubierto de arena blanca de Punta Cana. Pongo el barreño bajo el grifo y abro el agua. Salpica, me mojo, el agua chorrea alegremente llevándose la arena de Punta Cana al carajo y la sal se deshace dejando al descubierto dos preciosas manchas de vino tinto en dos calcetines blancos nuevos estampados con elefantes. ¿Y qué te esperabas, imbécil?

No me rindo. Lleno el barreño. Corto el agua. Los calcetines tiznados de tinto flotan. Echo un cazo muy generoso de detergente. Las manchas se vuelven automáticamente verde muy oscuro. ¡¿Qué?! Miro de nuevo, saco uno del agua y lo analizo de cerca. Verde muy oscuro. Lo dejo caer, me levanto, apago la luz y cierro la puerta.

Media hora después vuelvo al lugar de los hechos. No me he parado a pensar qué le voy a contar a Cat cuando me pregunte por qué sus calcetines tienen manchas verde espinaca. Me arrodillo de nuevo - la rodilla me pica cuando se me clavan los granos de sal, o azucar, o ambos - y sacó una de las víctimas del agua. El manchurrón ha disminuido notablemente. Sorpresa y gran alegría. Un pensamiento se se hace fuerte en mi cabeza: "frota como si te fuera en ello la vida. Frota, desgraciado, por tu madre, frota". Y claro, froto. Luego enjuago. Y luego pongo a secar, con una sonrisa bobalicona colgada de la boca.

Me enorgullece decir que los calcetines vuelven a ser blancos y están listos para ser lucidos y paseados por ciudad, campo y mar.



Por resumir: receta contra manchas de vino tinto en prendas blancas:

- Dejar macerar la ropa veinte minutos durante el trayecto del tranvía vuelta a casa. A falta de tranvía, autobús, taxi, bicicleta u otro medio de locomoción vale.

- Meter en un barreño seco y espolvorear sin miedo con azucar. Esperar diez minutos.

- Rascar el azucar con el dedo y sacudir la prenda con energía. Hecho esto, cubrir la mancha con sal fina. O gruesa. Pero sal. Esperar cinco a diez minutos.

- Vertir una generosa cantidad de zumo de limón. Luego cubrir todo con más sal. Nada de ser tímido, ¿eh? Esperar media hora.

- Enjuagar la marranada con agua tibia. Llenar el barreño y echar detergente como para poner una lavadora de 40Kg. La mancha se volverá verde espinaca - y quién no lo haría si después de azucar, limón y sal nos dieran detergente. Dejar macerar media hora.

- Volver al lugar del crimen y frotar, enjuagar, lavar, relavar, refrotar, ensañarse con la prenda hasta que quede blanca e impoluta como el hábito de Sor Pulcritudes de la Merced. A estas alturas, o la mancha desaparece o es la prenda la que lo hace.

- Dejar secar.

Eso es todo. Sed felices y seguid bebiendo tintorro, bribones, que sé que os gusta.

18 comments:

Juan Llaneza said...

jajajaa

Me he reido mucho.:-)))

Luna said...

jajajaja me apunto la receta,en todo caso, espero no necesitarla nunca no sé si tendré tantos ingredientes por casa!!

Saluditos

MotorBanger said...

jajajaja...
buena historia...
al final kreo ke de todo lo ke hiciste lo mejor fue el detergente....

saludos a cat.....

Anonymous said...

jajajajaj...ni paro de reir111 creo que me va a dar algo...nunca rio tantooo. llegue de casualidad atu blog....no paro de reir..jajajaj hay suerte de calcetines que no se desintegraron...bye..ire a poner lo mismo en mi sueter de angora rosado...ajjaaj

Liz said...

q buena! jaja, si reconosco q es un buen relato , y contado con una tremenda gracia jajak, la verdad es q me ha pasado con mis pantalones blancos en una fiesta los chorrearon de vino tinto , y no es solo una gran mancha si no q varias jaj, y como son mis pantalones regalones hare lo que has escrito, y todo cuanto tenga a mi alcance para q vuelvan a estar radiantes, y me he encontarado con tu blog por la misma casualidad q tu : "Cómo quitar una mancha de vino tinto de una prenda blanca"
saludos y gracias por tus consejos jajja :P

Hellsinking said...

Hey Liz,
Dado que lo tuyo son pantalones y no calcetines recomiendo que lo hagas en la bañera para que realmente puedas echar sal, limón y azucar a voluntad.
Gracias por tu comentario y suerte!

Rbk said...

eso de vdd funciona??? hehehe de todos modos me dio mucha risa xD

Yolanda said...

La verdad es que es una manera muy divertida de aprender un truco. Creo que a diferencia de otros remedios para limpiar manchas que he leído, (y han sido muchííísimos), esta vez no se me va ha olvidar; estoy convencida.

Ángeles said...

Ja,ja,ja,ja,... mira que eres ingenioso!!!... Cat debe estar encantada contigo!!!
Pero ... de ¿verdad funciona? Acabo de abrir una botella de Ribera del Duero...tinto, tinto y acabo de manchar mi camisa ...blanca, blanca...
Sabía que con vino blanco se puede quitar la mancha de vino tinto, pero no tengo... es domingo y no me apetece "mendigar" un vasito de vino blanco por el vecindario... Voy a probar tu remedio, limones y sal sí que tengo,... espero que funcione también esta vez.

Susa said...

Maravilloso! si la mancha de mi colcha blanca no se quita después de aplicar el remedio, por lo bueno me quedan las risotadas que he dado al leer la historia.

Gracias tantas!

Anonymous said...

Jejeje, pero mi pantalón sigue con los manchurrones... de vino tinto y lo único que ha funcionado es el pimentón de la Vera.
Pi Orange.

lore(argentina) said...

y bueno como todos los demas,no estaria aqui a las 3 de la madrugada,recien llegada de una fiesta ,si no fuera porque hablando y hablando en la mesa gesticule con los brazos y volque toda una copa de vino tinto sobre la camisa y el pantalon de mi hijo.el niño se enojo tanto que me tuve que ir del fieston.y aca estoy buscando limon para el menjunje magico.luego les cuento como quedo!!!!saludos

Hellsinking said...

Ánimo Lore y duro con esa mancha!! Ya me dirás si funcionó mi mezcla infernal y, si no, al menos espero que te haya arrancado una sonrisa el texto :)
Un abrazo!

Anonymous said...

jeje voy a probar con esa receta, almenos económica.... hay otra alternativa, Se llama ANTI-RED y he comprobado que funciona, no falla. Por si a alguien le interesa,se vende aquí....
www.bodegasrivero.com

Alba said...

Ni te imaginas cuantísimo me he reido, y yo que había llegado de casualidad... seguiré investigando, pero desde luego me quedo con el buen rato

Hellsinking said...

Hola Alba!

Me alegro de que te hayas reído con mis desventuras, la verdad es que ya no sabía qué hacer.
Suerte que no probé con la harina...

Hasta pronto!

Reena Mahtani said...

Pues me uno al club de las que se han reido. Tengo un top amarillo que llevaba meses sin ponerme. Me lo puse anoche para una fiesta porque mi novio me dijo que le gustaba...y me derrame medio vaso de sangria encima (Octubre, en Inglaterra). Lo tengo en remojo con fairy para evitar que se seque la mancha, asi que voy al limon y la sal (sin azucar jaja). Gracias por compartir tu desgracia/descubrimiento!

@anafabiolao said...

que risa! nada da mas gusto que sentirse acompañaño por alguien que ha pasado una pequeña tragedia así, veré si me funciona con un pañuelo que se manchó con bebida de la bota de un amigo taurino, de base: tinto. ha sido un caballero y lo menos que puedo hacer es dejarle el pañuelo blanco